El sol y el calor han marcado estos días y hemos recuperado temperatura, pero los vientos flojos no nos han dejado sacar todas las «chispas» que tiene esto de la vela. Sí hemos aprendido a echar el ancla, a entender lo que los navegantes denominan «calmachicha» y a tener paciencia esperando la racha,  pero cuando no hay tiburones al acecho, es una gozada bañarse desde nuestro barcos, excursión y chapuzón, un día sí y otro también.

Con la piragua, las aguas tranquilas han permitido cruzar hasta la otra orilla y creemos que los/as alumnos/as del CP Buztintxuri y CP de Añorbe han pesnado durante la semana que ya había llegado el verano.

Tranquilidad y reflexión el jueves y viernes y compromisos interesantes en la actividad de  «la huella ecológica» para mejorar este mundo. Una transformación del lunes al final de semana creemos que enriquecedora y palpable; esperemos que con la vuelta al cole, no se ovide este poso.